¿Qué Celebrar Auténticamente En El Adviento?

Publicado por: Javier Cerra En: martes, diciembre 6, 2016 Comentario: 0 Golpear: 573

El adviento es ante todo una preparación para el tiempo de Navidad, que junto con la Pascua, son las fiestas más importantes para los cristianos católicos, son cuatro semanas donde nuestras vidas...

El adviento es ante todo una preparación para el tiempo de Navidad, que junto con la Pascua, son las fiestas más importantes para los cristianos católicos, son cuatro semanas donde nuestras vidas y nuestros espíritus se disponen para recibir al Salvador del mundo, quien se ha encarnado y es el Emmanuel, “el Dios con nosotros”, es el regalo de amor del Dios Padre para todos sus hijos.

El Adviento es el comienzo del Año litúrgico, son los cuatro domingos anteriores a la Navidad, termina el 24 de diciembre, este término viene del latín adventus, que significa venida, llegada, se ha querido interpretar como tiempo de esperanza por la llegada del Salvador, en la liturgia se utiliza el color morado para este tiempo.

Lastimosamente para muchas personas, el real sentido de los tiempos litúrgicos se va perdiendo, comercialmente el mundo propone vivir la Navidad desde finales de octubre, comienzos de noviembre, haciéndole perder la esencia de esta celebración tan importante para los cristianos del mundo, y esto origina que el adviento pase inadvertido, dejando también de disfrutar la riqueza de este tiempo, que como ya se dijo es de preparación.
Cada domingo de adviento tiene un matiz propio que nos coloca en la sintonía por la espera del nacimiento del niño Jesús, ya no en Belén, sino en cada corazón que se dispone y prepara su existencia, para que el Salvador del mundo, nazca en el interior de cada ser humano, y así se pueda contemplar las maravillas de Dios para los hombres.

adviento-san-jose-colorUna de las actividades más importantes en esta preparación a la Navidad, es la tradicional Novena de Aguinaldos, la cual también se ha ido distorsionando en el paso del tiempo, ya que ha terminado siendo el evento, donde los niños participan con la intención de recibir al final de esta, un regalo, pero se ha descuidado enseñarles a los niños, los verdaderos motivos que subyacen a la celebración de la novena, y es prepararnos espiritualmente para la Navidad.

Sería una experiencia interesante si cada familia, al interior rezará la novena, con la intención de prepararse espiritualmente para disfrutar con alegría y regocijo, el nacimiento del niño Jesús en los corazones de cada uno de los creyentes, aprovechar este espacio para unir más a las familias, e inculcar en los niños, ese sentimiento de amor y agradecimiento a Dios, por darnos a Jesús.

Entonces hay que reconocer que celebramos en adviento, un tiempo de gracia y de preparación para alimentar nuestro ser espiritual, con la Palabra de Dios, reconociendo que gracias a que Jesús se encarnó y nació, vino a nosotros la salvación, hagamos de este tiempo, un ambiente especial de amor y fraternidad, para prepararnos frente a los retos que a nuestra vida como cristianos y humanos que somos, tenemos que asumir.

comentarios

Deje su comentario